Bebe Sistema Inmunitario

¿Por qué los bebés usan el sistema inmunitario de forma diferente, pero eficaz?

Lifestyle Magazine

Los bebés muestran un enfoque inmunitario único y efectivo que difiere del de los adultos, desafiando la noción anterior de que su sistema inmunológico es simplemente una versión inmadura del de los adultos. De hecho, las células T de los recién nacidos, encargadas de proteger contra enfermedades, han demostrado superar a las de los adultos en la lucha contra ciertas infecciones, según revela un estudio publicado hoy en Science Inmunology.

Este descubrimiento arroja luz sobre las diferencias en las respuestas a las infecciones entre adultos y lactantes, abriendo la puerta al potencial control terapéutico del comportamiento de las células T.

El equipo de investigación, liderado por la Universidad de Cornell (EE.UU.), basó sus hallazgos en estudios realizados en ratones y en datos observacionales obtenidos de fetos, neonatos y adultos humanos.

La pandemia de COVID-19 fue crucial para impulsar esta investigación, ya que la aparente resistencia de los lactantes a la enfermedad provocó una revisión de las creencias arraigadas sobre el sistema inmunológico infantil.

Se descubrió que las células T CD8+ de tipo innato, más prevalentes en neonatos, desempeñan un papel destacado en la defensa inmunológica de los recién nacidos, actuando contra patógenos incluso antes de que se desarrolle la memoria inmunológica.

Mientras que las células T de los adultos confían en la inmunidad adaptativa para reconocer y combatir microorganismos específicos, las células T neonatales se activan a través de proteínas asociadas a la inmunidad innata, brindando una protección rápida y no específica contra una amplia gama de microbios.

Brian Rudd, de la Universidad de Cornell, destaca que las células T neonatales son intrínsecamente diferentes a las de los adultos y cumplen funciones específicas que son cruciales en las etapas tempranas de la vida. Aunque las células T adultas son más efectivas contra infecciones repetidas, las células T neonatales muestran una mayor capacidad para proteger contra las fases iniciales de una infección, defendiendo al huésped de una variedad de agentes patógenos desconocidos.

En resumen, las diferencias en las funciones de las células T entre neonatos y adultos no indican superioridad de uno sobre el otro, sino que reflejan adaptaciones únicas para abordar las necesidades inmunológicas distintas en diferentes etapas de la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *