Alabama dictamina que los embriones congelados son niños

Alabama dictamina que los embriones congelados son niños

América Lifestyle Magazine

La Corte Suprema de Alabama ha emitido un fallo equiparando legalmente a los embriones congelados con los niños nacidos, prohibiendo su destrucción y estableciendo serias consecuencias legales en caso de hacerlo. Jay Mitchell, uno de los jueces del tribunal, señaló: «Bajo esta ley, todos los niños no nacidos son considerados niños, sin excepciones según su estado de desarrollo o ubicación física».

Esta decisión resuelve una demanda presentada por tres parejas que perdieron sus embriones congelados en 2020, cuando un individuo, al introducirse en la instalación donde estaban almacenados los embriones en una clínica de fertilidad, los dejó caer al suelo, destruyéndolos.

La demanda se basó en la Ley estatal de «Muerte Injusta de un Menor» y, aunque un tribunal inferior la había rechazado al dictaminar que los embriones no son personas, la Corte Suprema de Alabama respaldó a las parejas demandantes, estableciendo que los embriones congelados tienen la misma consideración que los niños después del nacimiento. Siete de los nueve jueces del tribunal apoyaron esta decisión, la cual está siendo apelada ante un tribunal estatal de apelaciones.

La sentencia no prohíbe explícitamente la fertilización in vitro (FIV), pero plantea interrogantes sobre la manipulación y almacenamiento de los embriones en las clínicas de reproducción.

Las técnicas de reproducción asistida, como la FIV o la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI), generan más embriones de los que finalmente se transfieren al útero para su gestación. Los embriones sobrantes, luego de descartar los de viabilidad dudosa, son criopreservados y almacenados en clínicas, esperando ser reclamados por sus padres para futuros intentos de gestación o, de lo contrario, son donados a otras parejas o para investigación, lo que implica su muerte. Muchos de estos embriones, cuyo destino es incierto, son conservados indefinidamente.

Varias clínicas de fertilidad de Alabama ya han suspendido los tratamientos debido a los posibles riesgos legales asociados con la congelación de embriones, y argumentan que el fallo podría tener repercusiones negativas en los tratamientos de fertilidad tanto en Alabama como en otros estados.

Algunas clínicas han optado por extraer y congelar óvulos, pero no fertilizarlos. Si la congelación de embriones se convierte en una práctica prohibida, cambiaría drásticamente el proceso de FIV, sustituyendo la criopreservación de embriones por la de óvulos, que serían fertilizados antes de cada transferencia para gestación.

El juez Tom Parker, presidente del Tribunal Supremo de Alabama, sugiere que se debería limitar legalmente el número de embriones que se pueden generar e implantar en las mujeres, como ocurre en otros países como Italia, Australia y Nueva Zelanda.

El hospital de la Universidad de Alabama ha anunciado la suspensión de los tratamientos de reproducción asistida, indicando: «Estamos entristecidos por el impacto en los esfuerzos de nuestros pacientes por tener hijos a través de FIV, pero debemos considerar la posibilidad de que nuestros pacientes y médicos enfrenten consecuencias legales o compensaciones por seguir los estándares de estos tratamientos».

La Asociación Médica del Estado de Alabama ha expresado su preocupación, afirmando que «la trascendencia de esta decisión afecta a todos los habitantes de Alabama y es probable que resulte en un menor número de bebés, ya que las opciones de fertilidad se ven limitadas para aquellos que desean formar una familia».

Por otro lado, Alliance Defending Freedom, un grupo jurídico cristiano, ha elogiado el fallo de Alabama como una «tremenda victoria para la vida», argumentando que «no importan las circunstancias, toda vida humana es valiosa desde el momento de la concepción».

La consideración legal de cuándo un embrión se convierte en una persona es un factor crucial en muchas restricciones estatales al aborto. La decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos de dejar en manos de los estados la legislación sobre el aborto, tras derogar Roe vs. Wade en 2022, ha permitido que cada estado promulgue sus propias leyes al respecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *