Enfermedades Cardiacas EEUU

Las enfermedades cardíacas continúan siendo la principal causa de muerte en los Estados Unidos

América Lifestyle Magazine

Un informe de la Asociación Americana del Corazón revela que más de la mitad de los estadounidenses desconocen que las enfermedades cardiacas encabezan la lista de causas de mortalidad en el país.

El Dr. Joseph C. Wu, director del Instituto Cardiovascular de Stanford, destaca que las enfermedades cardiacas y los accidentes cerebrovasculares son responsables de más vidas perdidas que todas las formas de cáncer y enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores combinadas.

En Estados Unidos, se estima que una persona muere cada 33 segundos a causa de una enfermedad cardiovascular, lo que representa alrededor de 695,000 fallecimientos al año, es decir, uno de cada cinco decesos. La enfermedad coronaria, con aproximadamente 375,000 muertes anuales, es el tipo más común de enfermedad cardíaca.

La prevención es fundamental, y aquí es donde la educación y el cambio de estilo de vida desempeñan un papel crucial. Adoptar una dieta saludable, baja en grasas saturadas y carbohidratos, mantener un peso adecuado, hacer ejercicio regularmente y reducir el estrés son medidas clave para evitar las enfermedades cardíacas.

El Dr. Carlos Riveros, especialista en medicina interna, subraya que la prevención es clave, especialmente para aquellos con antecedentes familiares de enfermedad coronaria, hipertensión o diabetes. Realizar pequeños cambios en la dieta y el ejercicio puede marcar una gran diferencia en la salud cardiovascular.

Sin embargo, los desafíos persisten, especialmente con respecto al acceso a alimentos saludables. La alta prevalencia de comida rápida, especialmente entre la población latina, está estrechamente vinculada a factores económicos y culturales. La disponibilidad y el costo de los alimentos saludables son barreras significativas para muchos, lo que lleva a un mayor consumo de alimentos procesados y poco saludables.

Para abordar este problema, se necesitan políticas que fomenten el acceso a alimentos saludables a precios asequibles y programas de educación que promuevan una alimentación equilibrada. Es fundamental reconocer que la salud cardiovascular es una responsabilidad compartida entre individuos, comunidades y gobiernos para garantizar un futuro más saludable para todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *